miércoles, 17 de septiembre de 2014

Laurel


En contra de lo que crees, una corona de laurel no te aporta más sabor.
 
 
Las coronas de laurel también se secan más temprano que tarde.

martes, 16 de septiembre de 2014

Delfín risueño


La enigmática sonrisa del delfín, que algunos han creído vislumbre de inteligencia y otros tantos han figurado con pericia en incontables emblemas, no es tal vez sino la sonrisa de quien ha olvidado trayecto y destino y se entrega ligero al puro placer del avance, ignorando de sí que crece a cada salto en un perpetuo renacer enlazado, presente que ignora su pasado como el delfín ignora su cola y busca la plena felicidad del más allá, el agua que lo engendra.

Jordi Doce

domingo, 14 de septiembre de 2014

sábado, 13 de septiembre de 2014

Malas compañías


Esos que siempre te hablan mal de los demás sin venir a cuento, que te detallan intimidades y confidencias de otros con el oculto propósito de violentarte, de hacerte cómplice a la fuerza de sus miserias y malas intenciones…
No sé, a mí me parecen siempre sospechosos de algo oscuro, inconfesable, poco de fiar.

viernes, 12 de septiembre de 2014

"C"


C. Inicial de dos de las locuciones que nos asestamos con más frecuencia con ánimo ofensivo y sin distinción de sexo: coño y cabrón.
También presente en otros términos más dúctiles y corteses, casi cursis: a modo de ejemplo, véanse en cualquier otro centón más casquivano o chabacano, o canónico… aquí no busquéis, porque no están, las clásicas y ya arcaicas voces para expresar asombro y estupefacción de caramba, cáspita, córcholis y caracoles.

jueves, 11 de septiembre de 2014

Pánico


Me acuerdo de que Orson Welles sembró el pánico en los Estados Unidos a finales de los 30 con su emisión radiofónica de La guerra de los mundos.


miércoles, 10 de septiembre de 2014

Canto VII (Tonino Guerra)


Canto séptimo

Pidio tenía una mujer
que todos los sábados lavaba ropa en el lavadero
y él, a mediodía, le ayudaba
a escurrir las sábanas
en mitad de la calle hasta dejarlas
como culebrones blancos, goteando.

Ahora que ya no tiene a su mujer 
le hace compañía un mirlo
y toma el fresco en la plaza
con Gepi y Nano, los otros dos zapateros,
y cada noche les canta en voz baja
"amor ti vieta" de la Fedora de Giordano.

(La miel, 1981)